Dios

Del Símbolo

¿Qué se entiende Símbolo en el lenguaje cristiano? La fórmula abreviada de la Doctrina Cristiana.

¿Que significa la palabra símbolo? La palabra símbolo significa reunión y signo.

¿Por qué es llamado así el Símbolo? 1º Porque es una reunión o colección de verdades que debemos creer, llamadas artículos; 2º porque es la divisa y señal del cristiano, y el santo y seña del soldado de Jesucristo. “Atarás mis palabras como por señal en tu mano» (Dent, VI, 8).

De los diferentes Símbolos

¿Cuántos Símbolos principales se conocen? Cuatro: el Símbolo de los Apóstoles, el de Nicea, el de Constantinopla, y el de San Atanasio.

¿Cuál de los cuatro es el más usado? El Símbolo de los Apóstoles, así llamado porque trae su orgen de los mismos Apóstoles.

¿Por qué la Iglesia da a los cristianos este Símbolo? 1º Para que tengan un resumen fácil de la doctrina de Jesu­cristo; 2º Porque debiendo todos los cristianos tener la misma fe conviene que tengan ]a misma fórmula para expresarla.

¿Qué es el Símbolo de Nicea? El Símbolo en que Jesucristo es declarado consustancial al Padre. Se compuso el año 325, en el concilio de Nicea celebrado contra Arrio y sus secuaces, que negaban la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.

¿Qué es el Símbolo de Constantinopla? El mismo que el de Nicea, del cual no difiere más que por la explicación sobre la divinidad del Espíritu Santo que, en el año 381, añadieron los Padres del primer concilio general de Constantinopla, en donde fue condenado el heresiarca Macedonio – Este Símbolo es el que se canta o reza en la santa Misa todos los Domingos y fiestas principales.

¿Qué es el Símbolo de San Atanasio? El Símbolo compuesto según los escritos de este santo, arzo­bispo de Alejandría en el V o VI siglo. Este Símbolo se extiende más que los precedentes al tratar de los principales misterios de nuestra santa religión – Se reza en el oficio de Prima del domingo.

¿Contienen estos Símbolos la misma doctrina que el de los Apóstoles? Sí: Contienen la misma doctrina, pero más desarrollada en ciertos artículos, con el fin de precaver a los fieles contra nuevas herejías, o falsas interpretaciones.

División del Símbolo

¿Cuántos artículos encierra el Símbolo? Doce, y son los siguientes: 1º Creo en Dios Padre Todopoderoso, Criador del cielo y de la tierra; 2º Y en Jesucristo su único Hijo, Nuestro Señor; 3º Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen; 4º Padeció debajo del poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; 5º Descendió a los infiernos, y al tercer día resucitó de entre los muertos; 6º Subió a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso; 7º Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. 8º Creo en el Espíritu Santo; 9º La santa Iglesia católica, la comunión de los Santos; 10º El perdón de los pecados; 11º La resurrección de la carne; 12º La vida perdurable.

¿Cuántas clases de verdades encierra el Símbolo? Dos clases: verdades del orden natural, y verdades del orden sobrenatural.

¿Qué se entiende por verdades del orden natural? Aquellas que la razón humana ilustrada puede descubrir y demostrar; por ejemplo: la exigencia de Dios, su providencia, la inmortalidad del alma, la recompensa del bien y el castigo del mal en la vida futura.

¿Qué se entiende por verdades del orden sobrenatural? Aquellas verdades que no pueden ser conocidas sino por revelación; por ejemplo: la Santísima Trinidad, la Encarnación del Hijo de Dios, la Redención de los hombres por su muerte de Cruz, etc.

¿Cómo se pueden clasificar los doce artículos del Símbolo? En tres grupos: el primero comprende únicamente el primer artículo, y trata del Padre y de la obra de la Creación; el segundo comprende los seis artículos siguientes, y trata del Hijo y del misterio de la Redención; el tercero lo forman los cinco Últimos artículos, y trata del Espíritu Santo y de la obra de la Santificación.

¿Cuáles son los deberes del cristiano con relación al Símbolo? 1° Saberlo de memoria y rezarlo con frecuencia; 2º Rezarlo con fe viva en las verdades que encierra y con espí­ritu de oración; 3º Profesar exteriormente las verdades que contiene, cuando las circunstancias lo exijan. “Es necesario creer de corazón para justificarse, y confesar la fe con las palabras u obras para salvarse” (Rom., X, 10) . – “Embrazad en todos los encuentros el broquel de la fe, con que podáis apagar todos los dardos encendidos del maligno espíritu” (Ef., VI, 16).

De Dios

¿Cuál es la primera verdad que nos enseña el Símbolo? La existencia de Dios. “El que se llega a Dios debe creer que Dios existe” (Hebr., XI, 6)

¿Quién es Dios? Dios es un puro espíritu, infinitamente perfecto, Criador del cielo y de la Tierra, y soberano Señor de todas las cosas.

¿Qué se quiere decir con las palabras: Creo en Dios? Se quiere decir: 1º Creo que hay un Dios principio y fin de todas las cosas. “La vida eterna consiste en conocerte a ti, solo Dios verdadero” (Juan XVII, 3); 2º Creo a Dios, es decir todo lo que Él ha revelado. “Fiel es el Señor en todas sus promesas” (Salmo CLXIV, 13); 3º Confío con amor en su protección, porque es la misma bondad. “Carísimos, nosotros somos ya ahora hijos de Dios” (Juan III, 2).

¿Cómo sabemos que Dios existe? Sabemos que Dios existe por la revelación y por la razón.

¿Cómo lo sabemos por la revelación? Porque Dios mismo nos ha probado su existencia por las revelaciones que ha hecho a los hombres desde Adán hasta Jesucristo.

¿Es artículo de fe la existencia de Dios? Si: porque la Iglesia declara anatema a quienquiera que niegue la existencia de un solo. Dios verdadero, Criador y Señor de todas las cosas visibles e invisibles.

¿Cómo sabemos por la razón que Dios existe? Porque, por la consideración de las cosas creadas, puede ele­varse la razón al conocimiento, cierto de un solo Dios verdadero.

Pruebas de la existencia de Dios

¿Sobre qué principio se apoya la razón para elevarse hasta el conocimiento de Dios, por la consideración de las criaturas? Sobre el principio de que cualquier cosa que no tiene en sí misma su razón de ser, debe tenerla en otra que tenga en sí su razón de ser.

¿Cómo se clasifican las pruebas de la existencia de Dios que se apoyan sobre este principio? En prueba física, pruebas metafísicas y pruebas morales.

Prueba física

¿Qué es la prueba física? La prueba física, o de las Causas finales, es la que se saca de la consideración de las relaciones que existen entre los medios y los fines de los seres que componen el mundo exterior.

¿Formulad brevemente esta prueba? «Vemos –dice Santo Tomás– que los seres desprovistos de inteligencia, como los cuerpos físicos, tienden a un fin, pues se mueven siempre, o muy a menudo, de la misma manera, para obtener el mejor efecto. Luego no al acaso, sino intencionalmente, consiguen su fin.» «Pero las cosas privadas de inteligencia no llegan a su fin, sino bajo la dirección de un ser inteligente, del mismo modo que la flecha no da en el blanco sino dirigida por el tirador.» «Hay por consiguiente un ser inteligente que conduce las cosas a su fin, y este ser es el que todos los hombres llaman Dios.» “Pregunta, si no a las bestias, y te lo enseñarán: y a las aves del cielo, y te lo declararán: habla con la tierra, y te responderá; y te lo referirán los peces del mar. Quién no sabe que la mano del Señor hizo todas estas cosas” (Job., XII, 7-9) . – “Tú dispones todas las cosas con justa medida, número y peso” (Sab., XI, 21).

Pruebas metafísicas

¿Qué se llaman pruebas Metafísicas? Se llaman pruebas metafísicas las que se sacan de la consideración de la naturaleza de las cosas.

¿Qué hay que considerar en las cosas de este mundo para elevarse hasta el conocimiento de Dios? La contingencia de los seres, la subordinación de las causas eficientes, y el movimiento.

¿Cómo prueba la existencia de Dios la contingencia de los seres? Los seres de este mundo son contingentes, es decir, que así como existen podrían no existir, porque la existencia no les conviene necesariamente: luego no existen por sí mismos. Pero todo ser que no existe para sí mismo existe por otro ser distinto. Los seres de este mundo existen, por tanto, virtud de otro ser, que es el ser necesario. Si este ser por quien todos los demás existen, fuera a su vez contingente, tendría su razón de ser en otro, y éste, en otro, y así sucesivamente; pero como no se puede proceder en infinito, hay que detenerse en un ser que tenga en su esencia la razón de su existencia. Este ser necesario es Dios.

¿Cómo prueba la existencia de Dios la subordinación de las causas eficientes? Ningún ser puede producirse a sí mismo; pues el ser que a sí mismo se produjera existiría antes de existir, lo cual es absurdo. Por consiguiente, todo ser producido, lo es por otro que es su causa eficiente, como se observa en una serie de seres vivos, plantas o animales, que nacen unos de otros. Pero como no se puede proceder en infinito, necesario es pararse en una causa eficiente primera que haya producido el primer término de la serie sin ser producida ella misma, pues de lo contrario no habría causa eficiente secundaria, ni se produciría nada. La primera causa eficiente es Dios.

¿Cómo se prueba la existencia de Dios por el movimiento? La materia es esencialmente inerte por su naturaleza; es indi­ferente por sí misma al movimiento o al reposo. Por consiguiente, todo movimiento de un cuerpo supone una causa de movimiento, un motor. Si este motor es movido, necesita a su vez otro motor, y éste, otro, y así indefinidamente; pero como no se puede proceder en infinito, preciso es pararse en un motor primero que mueva todo sin ser él movido; pues, de lo contrario, no habría motores secundarios. Este motor primero os Dios.

Pruebas morales

¿Qué se llaman pruebas morales? Se llaman pruebas morales las que se sacan de la misma naturaleza humana.

¿Cuáles son las principales pruebas morales? La prueba por el consentimiento universal y la prueba por la ley moral.

¿Cómo se prueba la existencia de Dios por el consentimiento universal? Todos los pueblos, siempre y en todas partes, han reconocido una divinidad a la que se debe rendir culto. «No existe nación ninguna, por inculta o bárbara que sea, que ignore que existe un Dios, aunque no conozca cuál es su naturaleza. » (CICERÓN) «Yo, por mi parte, declaro que no conozco un solo pueblo al que con alguna apariencia de razón se pueda llamar ateo.» (DE QUATREFAGES) Ahora bien, cuando una creencia universal y perpetua tiene por objeto una cosa fácil de conocer de gran importancia y contraria a las pasiones, es una creencia fundada en la verdad; pues no puede explicarse sino por la evidencia de la intuición o del raciocinio. Tal es la creencia en la existencia de Dios. Tiene por objeto una cosa fácil de conocer, pues la razón humana se eleva sin dificultad de la consideración de los seres de este mundo al conocimiento de su autor. La existencia de Dios es la cosa que en más alto grado interesa a todos los hombres, pues la vida del hombre se encaminará muy diversamente según Dios exista o no. La existencia de Dios es una cosa contraria a las pasiones: el esfuerzo de las pasiones tiende a borrar del pensamiento la idea de Dios, testigo, juez y vengador del vicio. Luego el consentimiento universal en favor de la existencia de Dios es una prueba de que Dios existe.

¿Cómo prueba la existencia de Dios la ley moral? Todos los hombres se sienten encadenados por la ley morar; la cual les manda ciertas cosas y les prohíbe otras, y según que obedezcan o quebranten esa ley, sienten en sí mismos gozo o remordimiento. De ahí se sigue que existe un legislador universal y supremo -que obliga a la voluntad humana a hacer el bien- y a evitar el mal; un testigo de todas nuestras acciones, y un juez infalible e inevitable, que recompensa o castiga por medio de los gozos o remordimientos de la conciencia. Este legislador, este testigo y juez es Dios. “Uno solo es el legislador y el juez, que puede salvar y puede perder” (Sant., IV, 12) .- “Mira que el testigo de mi inocencia está en el cielo, y allí arriba reside el que me conoce a fondo” (Job., XVI, 20). – “Bienaventurados los que proceden sin mancilla, los que caminan según la ley del Señor” (Salmo CXVIII, 1) . – “Para los impíos no hay paz, dice el Señor” (Isaías, XLVIII, 22).

¿Qué conclusión debemos sacar de las pruebas de la existencia de Dios? Ésta: que no se explica nada sin Dios, y que con Dios se explica todo, porque Él es la causa primera de todas las cosas. “Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin de todas las cosas, dice el Señor Dios, que es, y que era, y que ha de venir, el Todopoderosos” (Apoc., I, 8).

¿Qué se debe pensar de los pretendidos sabios que niegan la existencia de Dios? Que son unos insensatos que andan en tinieblas y unos cerebros vacíos de la verdadera ciencia. “Vanidad, y no más, son ciertamente todos los hombres en quienes no se halla la ciencia de Dios; y que por los bienes visibles no llegaron a entender el Ser Supremo, ni considerando las obras reconocieron el Artífice de ellas” (Ecles., II, 14).

Nombres divinos

¿Podemos nosotros dar nombres a Dios? Nosotros no podemos dar a Dios nombres que expresen de una manera adecuada a su esencia infinita, porque dicha esencia no la conocemos en este mundo tal ella es en sí misma; pero podemos darle nombres que expresen lo que conocemos de Él por la creación.

¿Cómo el conocimiento de las criaturas nos permite dar nombres a Dios? 1º Las criaturas, consideradas como imperfectas, nos inducen a alejar de Dios toda imperfección y a servirnos para ello de términos negativos, como infinito, incorpóreo, inmutable, inmenso, sin principio y sin fin. 2º Cómo las criaturas tienen relaciones con Dios, expresamos nosotros dichas relaciones con términos relativos, como supremo, soberano, altísimo, señor, creador, adorable, bienhechor y temible. 3º Como las criaturas tienen además cualidades, pero limitadas, concebimos nosotros esa mismas cualidades en Dios, pero en un grado infinito de perfección, y las expresamos por medio de términos afirmativos y absolutos, como ser, vivo, inteligente, bueno, poderoso, etc.

¿Cuáles son los nombres que la Sagrada Escritura da a Dios? La Sagrada Escritura da a Dios principalmente los nombres de Adonai, que significa Señor; y de Jehová, que se interpreta «El que es». «Respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y añadió: Dirás a los hijos de Israel: EL QUE ES, me ha enviado a vosotros.» (Exodo III, 14)

¿Por qué se llama Dios “El que es? Porque esta definición resume lo más sublime que se puede decir de Dios. Él es el Ser, absolutamente, sin restricción. Por consiguiente, no puede dejar de ser el ser necesario y la plenitud del ser, infinito o sin límites, y perfecto porque no le falta nada.

Naturaleza de Dios

¿Qué se entiende por naturaleza o esencia de un ser? Por naturaleza o esencia de un ser se entiende aquello por lo que es lo que es, y sin lo cual no sería.

¿Podemos conocer la naturaleza de Dios tal como es en sí misma? En la vida presente no vemos a Dios, y no podemos conocerlo sino por medio de las criaturas. En el Cielo lo veremos tal como es en sí mismo; sin embargo, no podremos conocerlo de una manera adecuada, porque es infinito en su esencia y en sus perfecciones, y nuestra inteligencia muy limitada. “Al presente no vemos a Dios sino como en un espejo, y bajo imágenes obscuras; pero entonces le veremos cara a cara” (Cor., XIII, 12)

¿Cómo nos ayudan las criaturas a conocer a Dios? Siendo las criaturas por su esencia seres contingentes, es decir, existentes por otro, nos llevan naturalmente al conocimiento del Ser necesario, es decir de un ser cuya esencia es existir por sí mismo.

¿Cómo se llama lo que de esta manera constituye la esencia divina? Se llama aseidad, o, perfección por la cual existe Dios por sí mismo, y de la que proceden todas las demás perfecciones.

¿De qué manera dimanan de la asediad las demás perfecciones divinas? En que el ser que existe por sí mismo posee la plenitud del ser, y por lo mismo todas las perfecciones posibles en grado infinito.

Atributos de Dios

¿Qué se entiende por atributos de Dios? Por atributos de Dios se entienden las perfecciones que le atribuimos como propias; por lo que se llaman también propiedades divinas.

¿Cómo se clasifican los atributos divinos? En atributos absolutos y en atributos relativos.

Atributos absolutos

¿Qué se entiende por atributos absolutos? Atributos absolutos son los que pertenecen a Dios considerado en sí mismo.

¿Cuáles son los principales atributos absolutos? La infinidad, la unidad, la simplicidad, la independencia, la inmutabilidad, la eternidad, la inmensidad, la inteligencia y la voluntad.

¿Qué se entiende por la infinidad de Dios? Se entiende que no se halla limitado ni en su naturaleza ni en sus perfecciones. Si Dios estuviera limitado, lo estaría o por sí mismo o por otro ser. En el primer caso, se habría hecho así mismo, lo que es absurdo; y en el segundo, no existiría por sí mismo. “Grande es el Señor y digno de ser infinitamente loado: su grandeza no tiene límites” (Salmo CXLIV, 3)

¿Qué se entiende por la unidad de Dios? Se entiende que no hay más que un solo Dios y que no puede haber varios. Si Dios tuviera iguales, no sería el único Señor, ni el ser más grande que se puede concebir ni pensar. “Escucha, oh Israel: el Señor Dios nuestro es el solo y único Dios y Señor” (Deut., VI, 4)

¿Qué se entiende por la simplicidad de Dios? Que Dios, no solamente es incorpóreo, sino que no hay en Él ninguna especie de composición. En Dios, las perfecciones divinas se identifican entre sí con la esencia divina. Si hubiera en Dios cosas distintas unas de otras, cada una de esas cosas sería necesariamente limitada, finita; mas lo finito sumado a lo finito jamás podrá dar por resultado lo infinito.

¿Por qué la Sagrada Escritura habla a menudo de Dios como si tuviera cuerpo? La Sagrada Escritura no habla así sino en sentido figurado, como cuando se dice: una vasta inteligencia, un corazón grande, estrecho, ruin, etc. “Dios es espíritu” (Juan, IV, 24)

Y ¿por qué representa a Dios como un venerable anciano, con brazos, ojos y orejas? Lo representa como un anciano para indicar que es eterno; con brazos, ojos y orejas para indicar que todo lo puede, todo lo ve y todo lo oye.

¿Qué se entiende por la independencia de Dios? Que se basta a sí mismo, y que no tiene necesidad de nadie, porque es el Ser existente por sí, infinito y perfecto. “Nadie puede trastornar sus designios, y como Señor universal, cuanto le plugo, eso hizo” (Job., XXIII, 13)

¿Qué se entiende por la inmutabilidad de Dios? Que Dios no está sujeto a cambio alguno – Cambiar es adquirir o perder; Dios, siendo infinito, no puede adquirir nada, pues lo posee todo; y no puede perder nada porque cesaría de ser infinito. “Tú eres siempre el mismo; y tus años no tendrán fin» (Salmo CI, 28).

¿Qué se entiende por la eternidad de Dios? Que Dios no ha tenido principio, ni tendrá fin, y que no hay sucesión en su vida. Si Dios hubiera tenido principio o pudiera tener fin, no sería el ser necesario, y si hubiera en Él sucesión de tiempo, no sería inmutable. “El Señor subsiste eternamente” (Salmo, IX, 7)

¿Qué se entiende por la inmensidad de Dios? Que Dios no puede ser circul1scripto por ningún lugar, que está sustancialmente en todas las cosas y en cada cosa, y que puede hallarse a la vez en una infinidad de mundos posibles. «Por ventura, no lleno yo, dice el Señor, el cielo y la tierra» (Jer., XXIII, 24)

¿Cuáles son las perfecciones de la inteligencia de Dios? La inteligencia de Dios no se distingue de su ciencia, pues, 1º está eternamente en acto; 2° es infinita en su objeto: Dios se conoce perfectamente a sí mismo, a todos los seres distintos de Él y a todos los seres posibles; 3° es perfecta en su modo de conocer, pues Dios conoce todo en un solo acto de intuición. “Dios es luz, yen Él no hay tinieblas ningunas” (Juan, I, 5) – “¡Oh profundidad de los tesoros de la sabiduría y de la ciencia de Dios!” (Rom., XI, 33)

¿Cuales son las perfecciones de la voluntad de Dios? La voluntad de Dios no se distingue de su amor, pues, 1º está eternamente en acto; 2º es infinita en su objeto, que es la bondad soberana; 3° es perfecta en su modo de querer o de amar, pues no hay en ella ni vacilación ni desfallecimiento.

¿Es Dios infinitamente dichoso? Si: porque se conoce infinitamente a sí mismo como Verdad soberana, y se ama a sí mismo infinitamente como Bien sumo. “San Pablo llama a Dios: El bienaventurado y solo poderoso, el Rey de los reyes y Señor de los señores” (Tim., VI, 15).

Atributos relativos

¿Qué se entiende por atributos relativos? Atributos relativos son las perfecciones que pertenecen a Dios como causa creadora del mundo.

¿Cuáles son los principales atributos relativos? La santidad, la justicia, la veracidad, la misericordia, la omnipresencia, la sabiduría, la bondad y la omnipotencia.

¿Qué es la santidad de Dios? El atributo por el cual Dios ama infinitamente el bien y aborrece infinitamente el mal. “Amaste la justicia y aborreciste la iniquidad” (Salmo XLIV 8)

¿Qué es la justicia de Dios? El atributo por el cual Dios recompensa a los buenos y castiga a los malos. “A cada uno de vosotros le daré su merecido” (Apoc., II, 23)

¿Qué es la veracidad de Dios? El atributo que hace que Dios no pueda engañarse ni engañarnos, y sea, por tanto, un testigo digno de la fe más absoluta. “Tus, testimonios se han hecho, por extremo creíble” (Salmo XCII, 5)

¿Qué es fa misericordia de Dios? El atributo que mueve a Dios a compadecerse de nuestras miserias y a perdonar generosamente al arrepentido. “Señor Dios, compasivo y benéfico, paciente, misericordioso y veraz, vuelve hacia mi rostro y tenme lastima” (Salmo LXXXV 15, 16).

¿Qué es la omnipresencia de Dios? La omnipresencia o ubicuidad es el atributo por el cual Dios se halla en todas partes al mismo tiempo. “¿A dónde huiré que me aparte de tu presencia? Si subo al cielo, allí estás tú; si bajo al abismo, allí te encuentro. Si al rayar el alba me pusiera alas, y fuere a posar en el último extremo del mar, allá igualmente me conducirá tu mano, y me hallaré bajo el poder de tu diestra” (Salmo CXXXVIII, 7-10) – “El Espíritu del Señor llena mi mundo entero” (Sab., I, 7).

¿De qué manera se halla Dios en todas partes? Dios se halla en todas partes por su poder y por su esencia. Por su poder porque obra en todas las cosas conservando los seres que ha creado y concurriendo con ellos en sus operaciones. Por su esencia, porque en Dios no se distingue la operación del poder, ni el poder, de la esencia. Dios está, por tanto, sustancialmente presente en todas partes en donde obra; y como obra en todas las cosas, está sustancialmente presente en todas, sin confundirse con ellas.

¿No está Dios de una manera especial en la criatura racional? Sí: está en ella como objeto de conocimiento y de amor, al paso que en las otras criaturas no está presente sino como causa activa.

¿Qué es la sabiduría de Dios? El atributo por el cual Dios se propone siempre fines dignos de Él, y toma los medios más conducentes para realizarlos. “En Él están esencialmente la fortaleza y la sabiduría” (Job., XII, 16).

¿Qué se entiende por la bondad de Dios? El atributo que mueve a Dios a hacer bien a sus criaturas. “Alabad al Señor, porque es tan bueno” (Salmo CXVII, 1) – “¿Por qué me llamas bueno? Dios solo es el bueno (Mat., XIX, 17).

¿Qué se entiende por la omnipotencia de Dios? El atributo por el cual puede hacer Dios todo lo que es posible. “Yo sé que todo lo puedes” (Job., XLII, 2) – “Para Dios todas las cosas son posibles” (Mat., XIX, 26).

¿Es infinito el poder de Dios en su modo de obrar, como lo es en su objeto? Sí: porque Dios no tiene necesidad ni de materia ni de instrumento: todo cuanto hace, lo hace, por un simple acto de su voluntad. “Él habló, y todo quedó hecho: mandólo y todo fue creado” (Salmo XXXII, 9).

¿Porqué razón habla más el Símbolo de la omnipotencia de Dios que de los otros atributos? Porque: 1° este atributo está más al alcance de todas las inteligencias; 2° porque nos manifiesta mejor que ningún otro cuán grande es Dios y cuán superiora todas las criaturas; 3° porque es el más propio para inspirarnos sentimientos de confianza y de temor.

¿En qué se manifiestan especialmente el poder, la sabiduría y la bondad de Dios? En la creación y en la Providencia.

De la Providencia divina

¿Qué es la Providencia divina? La Providencia divina es el cuidado amoroso que tiene Dios de todas sus criaturas.

¿Habla a menudo la Sagrada Escritura de la divina Providencia? De pocas verdades habla tanto la Sagrada Escritura como del amor con que cuida Dios de sus criaturas. “Todos tus caminos están aparejados desde la eternidad, y has fundado tus juicios en tu infalible providencia” (Judit IX, 5) – “No digas en presencia del ángel: No hay providencia” (Ecles., V, 5) – “La sabiduría va por todas partes buscando a los que son dignos de poseerla por los caminos que les presenta con agrado” (Sab., VI, 17) – “Mirad las aves del cielo, cómo no siembran, ni siegan, ni tienen graneros: y vuestro Padre celestial las alimenta. Pues ¿no valéis vosotros mucho más sin comparación que ellas?” (Mat., VI, 26).

¿Cómo se prueba por la razón que existe la Providencia? La Providencia se prueba por la misma noción de Dios, por el orden admirable que reina en el universo, y por el consentimiento universal de todos los pueblos. 1° Dios, siendo infinitamente sabio, no puede obrar sino con un fin digno de Él; siendo infinitamente bueno, no se concibe que deje de cuidar de los seres que creó. Negar la Providencia sería lo mismo que negar la existencia de Dios. 2º El universo nos pre8enta una multitud de seres esencialmente diferentes entre sí, pero gobernados todos por leyes constantes, y que en el conjunto de sus fines particulares persiguen un fin general cómo explicar la constancia de las leyes del universo sin la intervención de una razón ordenadora; es decir sin la Providencia. 3° El testimonio unánime de todos los pueblos, que en todas partes y en todas las edades han creído, en una u otra forma, en la existencia de un Ser supremo que gobierna el mundo con poder, sabiduría, bondad y justicia, es otra prueba en favor de la Providencia.

¿Cuáles son los actos que supone la Providencia? Dos: uno que consiste en prever, en disponer de antemano el orden y el plan de la creación; y otro en proveer a las criaturas de los medios necesarios para la consecución de su fin.

¿A qué atributos corresponde el primer acto? A la sabiduría y a la ciencia.

¿Cómo a la sabiduría? Porque la sabiduría divina fija, desde toda la eternidad, a cada ser su fin propio, y a todos juntos, un fin común, que es la gloria de Dios. “La sabiduría abarca fuertemente de un cabo a otro todas las cosas, y las ordena todas con suavidad” (Sab., VIII, 1) – “El corazón del hombre forma sus designios; mas del Señor es el dirigir sus pasos” (Prov., XVI, 9).

¿Cómo a la ciencia? Porque la ciencia infinita de Dios se extiende a todas las cosas, a lo pasado, a lo presente, a lo venidero, y aun a los actos futuros de las criaturas libres. “Todo lo conoces, Señor, lo pasado y lo venidero” (Salmo CXXXVIII, 5).

¿A qué atributos se refiere el segundo acto? A la bondad y al poder de Dios.

¿Cómo se refiere a la bondad? Porque amando Dios a sus criaturas conviene que las gobierne para bien de ellas. “En abriendo tú la mano, todos se hartarán de bienes” (Salmo CVI, 38).

¿Cómo al poder? Porque la ejecución del plan divino en el mundo es acto de la omnipotencia de Dios. “Terrible es el Señor y grande sobremanera, y su poder es admirable” (Ecli., XLIII, 51).

¿Se extiende a todo la Providencia de Dios? Sí: se extiende a las cosas pequeñas como a las grandes, a la brizna de hierba y al gusanillo, como al hombre y al ángel, y se ejerce tanto en el orden de la naturaleza como en el de la gracia. “Dios hizo al pequeño y al grande, y de todos cuida igualmente” (Sab., VI, 8) ­- Ni un pájaro caerá en tierra sin que lo disponga vuestro padre. Hasta los cabellos de nuestra cabeza están todos contados” (Mat., X, 29-30).

¿Cómo se manifiesta la Providencia en el orden de la naturaleza? 1º Manteniendo el orden maravilloso que reina en el mundo físico; “Los cielos anuncian la gloria de Dios” (Salmo XVIII, 1); 2º Conservando en la humanidad la creencia en los principios fundamentales de la religión y de la moral; “Los gentiles hacen ver que lo que la ley ordena está escrito en sus corazones, como se lo atestigua la propia conciencia y las diferentes reflexiones que allá en su interior ya los acusan, ya los defienden” (Rom, II, 15). 3º Haciendo que concurran al cumplimiento de sus designios los acontecimientos de la Historia. “Del Señor es el reino, y Él ha de tener el imperio de las naciones” (Salmo XXI, 28).

¿Cómo se manifiesta la Providencia en el orden de la gracia? Por las revelaciones, milagros y profecías; por innumerables medios de santificación, y por la conservación de su Iglesia.

¿Qué frutos debe producir en nosotros la fe en la Providencia? Mucho consuelo y confianza, porque en medio de las penas e inquietudes de la vida, sabemos que nos hallamos en las manos de un Padre que nos ama y a quien podemos invocar. “Expón al Señor tu situación, y confía en Él; y Él obrará” (Salmo XXXVI, 5) – “Descargando en su amoroso seno todas vuestras solicitudes, pues él tiene cuidado de vosotros” (Salmo XV, 8).

¿Cuál debe ser nuestra conducta con respecto a la Providencia? Debemos: 1º Adorar humildemente los designios de Dios sobre nosotros en los acontecimientos que nos parecen adversos. “Yo contemplaba siempre al Señor delante de mí, como quien está mi diestra para sostenerme” (Salmo, Xv, 8); 2º Confiar en Dios, creyendo sin vacilar que nos concederá generosamente cuanto necesitemos para bien de nuestra alma y de nuestro cuerpo. “Contemplad los lirios del campo cómo crecen y florecen: ellos no labran ni tampoco hilan…Pues si una hierba del campo, que hoy es o florece, y mañana se echa en el horno, Dios así la viste: ¡cuánto más a vosotros hombres de poca fe!” (Mat., VI, 28-30); 3º Aceptar con sumisión los males de esta vida, como ordenados por la voluntad de un Dios infinitamente bueno y sabio. “Se ha hecho lo que es de su agrado: bendito sea el nombre del Señor” (Job., I, 21).

Objeción contra la Providencia: la existencia del mal

¿Qué se objeta contra la Providencia? La existencia del mal, ora se trate del mal físico, llamado también dolor, ora se trate del mal moral, que es el pecado y sus consecuencias.

¿Qué dicen los que objetan el mal contra la Providencia? Que si Dios es tan bueno y gobierna el mundo con tanto poder y sabiduría, no se explica porqué hay en el mundo tantas calamidades, padecimientos e injusticias y crímenes.

¿Tiene algún fundamento esta objeción? Ninguno: como fácilmente se verá considerando: 1º Que nuestra inteligencia es en extremo limitada, y que es temeridad suma querer juzgar los designios de Dios; “Cuán incomprensibles son sus juicios, cuán inescrutables sus cami­nos” (Rom., XI, 33); 2º Que Dios no es el autor del mal, y que del mal saca bien; “Dios no quiere que perezca ningún hombre” (II Reyes XIV, 14) – “Todas las cosas contribuyen al bien de los que aman a Dios” (Rom., VIII, 28); 3º Que la vida presente es tiempo de prueba, y que en la otra vida será recompensada la virtud y castigado el crimen. “Saldrán los que hicieron buenas obras a resucitar para la vida eterna; pero los que las hicieron malas, resucitarán para ser condenados” (Juan, V, 29)

¿Por qué no es Dios el autor del mal? Porque siendo absolutamente bueno, no puede ser causa más que del bien. La raíz del mal está en la imperfección esencial de la criatura.

¿Cómo se explica la existencia del mal físico? 1º El cuerpo humano es naturalmente corruptible, y, por lo mismo, está sujeto al padecimiento y a la muerte. 2° El universo está gobernado por leyes de una sencillez y armonía admirables, pero accidentalmente producen algunos efectos que a nosotros nos parecen desórdenes, como son cataclismos, plagas, enfermedades, etc. 3° La mayor parte de las miserias de la vida provienen de las pasiones humanas, de la imprudencia, de la pereza, de la destemplanza y del orgullo.

¿No podía Dios eximir al hombre del padecimiento y de la muerte? Así lo hizo con el primer hombre; pero Adán, por su desobediencia, perdió para sí y para toda su posteridad esos privilegios que liberal mente recibió de la bondad de Dios.

¿Cómo se explica la existencia del mal moral? Por el abuso de la libertad.

¿No podía Dios eximir al hombre del mal moral? No repugna de ninguna manera a la bondad de Dios haber creado un mundo en el que los seres libres estén sujetos a la prueba, y merezcan por su fidelidad la dicha eterna. Además, conviene considerar que si por causa de la prueba se ha hecho posible el mal, Dios, en su bondad, pone límites al mal, y por su poder e infinita sabiduría, saca bien del mismo mal.

¿Luego Dios no es la causa de los males? No: porque todos los males provienen o de la imperfección natural de las criaturas, o de la malicia de los seres libres,

¿No podía Dios crear un mundo mejor que el actual? Absolutamente hablando, sí; pero con relación al plan que Dios ha escogido para realizar sus designios, nada prueba que el mundo actual no sea el mejor de los mundos posibles, ya que del mismo mal saca Dios mayor bien. “Vio Dios todas las cosas que había hecho: y eran en gran manera buenas” (Gen., I, 31)

¿Cómo convierte Dios en bien el padecimiento? 1º Del dolor hace Dios un remedio contra el vicio, haciendo que vuelva a Él por medio del padecimiento el alma que le había olvidado. “Me hallé en medio de la tribulación y del dolor; e invoqué el nombre del Señor” (Salmo CXIV, 3, 4); 2° Del dolor hace Dios una prueba de la virtud y una fuente de méritos; porque el padecimiento puede excitar en los que padecen la paciencia, la resignación, y la fortaleza más admirable; y en aquellos que son testigos del padecimiento, la piedad, la compasión, la caridad, y la más sublime abnegación. “Cuando estoy débil, entonces con la gracia soy más fuerte” (II Cor., XII, 10) – “Nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación ejercita la paciencia, la paciencia sine a la prueba de nuestra fe, y la prueba produce la esperanza” (Rom, V, 3, 4) – 3° Del dolor hace Dios una expiación del pecado; pues es justo que el placer que se buscó en la violación de la ley divina se pague con el dolor. “Él nos ha castigada a causa de nuestras iniquidades: y él mismo nos salvará por su misericordia” (Tob., XIII, 5)

¿Cómo obra Dios para que del mismo pecado resulte algún bien? 1° Dios, tolerando a los malos ya los perseguidores, propor­ciona a los justos ocasión de practicar virtudes heroicas. “Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos” (Mat., V, 10) – 2° Perdonando a los pecadores arrepentidos, Dios manifiesta su misericordia y su clemencia, y castigando a los pecadores impenitentes, hace brillar su eterna justicia. “Abandone el impío su camino y conviértase al Señor, el cual se apiadará de él” (Isaías LV, 7) – “El Señor en su ira conturbará a sus enemigos, y el fuego los devorará” (Salmo XX, 10)

ERRORES ACERCA DE DIOS

¿Cuáles son los principales errores acerca de Dios? El ateísmo, el panteísmo, el politeísmo, el dualismo, el naturalismo, el deísmo, el racionalismo, el positivismo y el pesimismo.

¿Qué es el ateísmo? El ateísmo es la negación de Dios. Demostración de cuán monstruoso es este error: 1° El ateísmo viola los principios elementales de la razón, queriendo explicar el mundo por medio de átomos de materia, necesarios y eternos, cuyas evoluciones han producido todo lo que existe. 2º Arruina la moral y los principios sobre los que descansa el orden social. Degrada al hombre, al que presenta como un efecto del acaso, y lo deja sin consuelo y sin esperanza. 3º Contradice atrevidamente el testimonio de la humanidad entera.

¿Cuál es la causa del ateísmo? El ateísmo, cuando no es puramente afectado, tiene por causa la perversión del espíritu, con la que se junta muy a menudo la perversión del corazón. “Dijo el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, y abominables se han hecho en sus deseos” (Salmo XIII, 1) Además de los ateos especulativos ¿no hay también ateos prácticos? Sí: y son los que, creyendo en Dios, viven como si en realidad no existiera.

¿Qué es el panteísmo? El panteísmo es el error que consiste en confundir a Dios con el mundo en una sola sustancia, deduciendo de ello que todo es Dios.

¿Por qué se dice que el panteísmo es un ateísmo disfrazado? Porque identificar lo infinito y lo finito equivale a ateísmo. En efecto: decir que Dios es todas las cosas, es lo mismo que decir que no existe, porque un Dios infinito y finito a la vez es una imposibilidad. “Si alguno dice que no hay más que una sola y misma sustancia o esencia de Dios y de todas las cosas; sea anatema” (Concilio Vaticano)

¿Qué es el politeísmo? El politeísmo es el error de os que, desconociendo al Dios único y verdadero, atribuyen la divinidad a mayor o menor número de seres.

¿Cuáles son las principales formas del politeísmo? Las siguientes: la demonolatría, o culto de los genios buenos o malos; la antropolatría, o culto de ciertos hombres; la zoolatría, o culto de los animales; el sabeísmo, o culto de los astros; el fetichismo, o culto de la naturaleza, de los ríos, de la tierra, de los árboles, etc.

¿Por qué a los politeístas se les llama también idólatras? Porque adoran a ídolos, es decir a las estatuas, imágenes, figu­ras o simulacros de sus dioses. “Avergüéncense todos los que adoran esculturas y los que se glorían en sus simulacros” (Salmo XCVI, 7)

¿Qué es el dualismo? El dualismo, o maniqueísmo es el error de heresiarca Manés, quien, so pretexto de explicar el mal que hay en el mundo, enseñaba que hay dos principios coeternos: uno bueno, causa necesaria del bien; y otro malo, casusa necesaria del mal

¿Cuál es la consecuencia del maniqueísmo? La de justificar los pecados que se cometen, pues dichos pecados son tenidos por obra del principio malo.

¿Por qué constituye el maniqueísmo un error de la peor clase? Por dos razones Principalmente: 1ª razón: siendo el mal la privación del bien en una criatura, no puede tener una causa eficiente, sino solamente una causa deficiente: un principio absoluto del mal sería un no ser; 2ª razón: o bien el principio bueno y el principio malo son iguales, o bien son desiguales. En el primer caso, el principio bueno destruye todo el mal que existe; y el principio malo todo el bien; y en este supuesto no hay ni bien ni mal. En el segundo caso, si el principio bueno es más poderoso, destruiría el mal; y si, por el contrario, el principio malo es el más poderoso, destruiría el bien. Ahora bien: la experiencia demuestra que las cosas de este mundo son una mezcla de bien y mal. El maniqueísmo, por tanto, es un absurdo.

¿Qué es el naturalismo? El naturalismo es el error de los que niegan lo sobrenatural, y no admiten más que la naturaleza y sus fuerzas.

¿Qué es el deísmo? El deísmo es el error de los que creen en Dios, pero rechazan la revelación.

¿Qué es el racionalismo? El racionalismo es el error de los que pretenden fundar las creencias religiosas en los principios suministrados por la sola razón.

¿Qué tienen de común estos tres errores? Estos tres errores son en sustancia el mismo error con tres nombres diferentes, pues se reducen a la negación de la providencia sobrenatural, es decir, la negación del orden sobrenatural de la revelación, del milagro, de la profecía y de la divinidad de la Iglesia católica.

¿Por qué es inexcusable esta negación? Porque el hecho de la providencia sobrenatural se manifiesta por signos tan ciertos como los hechos históricos mejor probados.

¿Cuál de los atributos de Dios es más conculcado por estos errores? Su inmensa bondad para con nosotros.

¿Qué es el positivismo? El positivismo a es el error de los que pretenden que la ciencia no tiene por objeto más que los hechos físicos y sus leyes, y rechazan como quimera todo lo relativo a Dios y al alma humana.

¿Admiten los positivistas alguna diferencia esencial entre el hombre y el bruto? Para ellos no hay diferencia esencial entre el hombre y el bruto, de modo que se les pueden aplicar estas palabras del Apóstol: “El hombre animal no puede hacerse capaz de las cosas que son del Espíritu de Dios; pues para él todas las cosas son una necedad, y no puede entenderlas, puesto que se han de discernir con una luz espiritual que no tiene”

¿Qué es el pesimismo? El pesimismo es el error de los que pretenden que el mundo es obra de una fuerza ciega, esencial y radicalmente mala. Esto no es más que la negación de un Dios distinto del mundo, infinitamente bueno, que no ha creado más que cosas buenas.

RESUMEN

Existencia de Dios.- De Dios.- La existencia de Dios es la primera verdad que nos enseña el Símbolo. Sabemos que Dios existe por la revelación y por la razón.- Dios mismo nos ha manifestado su existencia por las diversas revelaciones que ha hecho a los hombres desde Adán hasta Jesucristo.

Pruebas de la existencia de Dios.- La razón nos prueba la existencia de Dios: por medio de tres clases de pruebas: 1º La prueba física, o de las causas finales, que es la que se saca de las relaciones existentes entre los medios y los fines que admiramos en los seres todos del universo. Sólo un ser infinitamente inteligente puede haber concebido y ejecutado el orden maravilloso que reina en el universo. 2º Las pruebas metafísicas son las que resultan de la consideración de la naturaleza de las cosas de este mundo, como son la contingencia de los seres, la subordinación de las causas eficientes, y el movimiento. Los seres, siendo contingentes, no existen por sí mismos, sino por virtud del ser pri­mero que es el ser necesario.- Ningún ser puede producirse a sí mismo, y en la serie de las causas, hay que detenerse en la primera causa eficiente, que no puede ser sino Dios.- El movimiento supone un motor primero que mueve todo sin ser él movido. 3º Las pruebas morales son las que se sacan de la naturaleza misma del hombre. Las principales son la prueba por el consentimiento universal y la prueba por la ley moral.- Una creencia universal y perpetua, cuando tiene por objeto una cosa fácil de conocer, de grande importancia y contraria a las pasiones es una creencia fundada en la verdad.- El gozo o los remordimientos que los hombres experimentan cuando guardan o quebrantan la ley moral, supone un legislador universal y supremo, un testigo de todos nuestros actos, un juez infalible e inevitable, que es Dios.

Naturaleza y perfecciones de Dios.- Nombres divinos.- Nosotros no podemos dar a Dios nombres que expresen de una manera adecuada su esencia infinita; pero sí podemos darle algunos que expresen lo que de Él conocemos por la creación.

Naturaleza de Dios.- Naturaleza de un ser es aquello por lo cuál es lo que es y sin lo cual no sería. En la vida presente no podemos conocer a Dios más que por medio de las criaturas; las qué, siendo contingentes por la naturaleza, nos conducen al conocimiento del ser necesario. La perfección por la cual existe Dios por sí mismo se conoce con el nombre de aseidad.

Atributos de Dios.- Los atributos de Dios son las perfecciones que le atribuimos como propias, y se dividen en atributos absolutos y en atributos relativos. Atributos absolutos son los que pertenecen a Dios considerado en sí mismo. Estos atributos son la infinidad, la unidad, la simplicidad, la independencia, la inmutabilidad, la eternidad, la inmensidad, la inteligencia y la voluntad. Los atributos relativos son los que pertenecen a Dios como causa creadora del mundo. Dichos atributos son la santidad, justicia, la verdad, la misericordia, la omnipresencia, la sabiduría, la bondad y la omnipotencia.

Providencia.- La Providencia es el cuidado paternal que tiene Dios de todas las cosas. La Providencia supone dos actos: el primero consiste en prever el plan de la creación, acto que se refiere a la sabiduría y ciencia de Dios; el segundo consiste en proveer a las criaturas de los medios necesarios para lograr su fin; este acto se refiere a la bondad y omnipotencia de Dios. La Providencia de Dios se ejerce tanto en el orden de la naturaleza como en el orden de la gracia. Nuestros deberes para con la Providencia son: adorar humildemente sus designios sobre nosotros, confiar ciegamente en ella, y aceptar con sumisión los males que permite nos sobrevengan. La existencia del mal no prueba nada en contra de la Providencia divina. En efecto: siendo Dios absoluto bueno no puede ser causa sino del bien. El mal físico, o padecimiento, y el mal moral, o el pecado no tienen su principio más que en la imperfección de la criatura. – Dios, al contrario, hace que sirva el mal para bien de la criatura, haciendo del mal físico: 1º un remedio por el que hace que vuelva a Él por medio del dolor el alma que le había olvidado; 2º una prueba para la virtud, y, por tanto, una fuente de méritos; 3º un remedio de expiar el pecado, porque es muy justo que el placer buscado en la violación de la ley divina se pague con el dolor. Dios hace tornar en bien el mal moral porque 1º tolerando a los malos, proporciona a los buenos ocasión de practicar virtudes heroicas; 2º perdonando a los pecadores arrepentidos, manifiesta su misericordia y su clemencia, y castigando a los pecadores impenitentes, ejerce su eterna justicia.

Errores sobre Dios.- Los principales errores sobre Dios son: 1º el ateísmo o negación de Dios; 2º el panteísmo, que consiste en confundir a Dios con el mundo en una sola sustancia, deduciendo que todo es Dios; 3º el politeísmo, que niega la unidad de Dios; 4º el dualismo, que, para explicar la existencia del mal del mal en el mundo sostiene que hay dos principios coeternos: uno, causa necesaria del bien, y, otro, causa necesaria del mal; 5º el naturalismo, que niega lo sobrenatural, y no admite más que la naturaleza y sus fuerzas; 6º el deísmo, que admite la existencia de Dios pero rechaza toda revelación; 7º el racionalismo, que pretende fundar las creencias religiosas en los principios que suministra la razón; 8º el positivismo, que no admite más que los datos suministrados por la ciencia y rechaza como quimérico todo lo relativo a Dios y al alma humana; 10º el pesimismo, que afirma ser el mundo el producto de una fuerza ciega, y por lo mismo, radicalmente malo.